Yin Yoga, el Yoga profundo

El Yin Yoga es un tipo de Hatha yoga que consiste en mantener las posturas durante un periodo de tiempo más largo, en el que las Asanas o posturas de yoga, se mantienen durante unos cinco minutos de forma inmóvil y relajada. Para practicantes más avanzados puede aumentarse el tiempo de duración de la asana. La práctica del yin yoga, es trabajar a un nivel profundo, anatómicamente hablando. Es una práctica donde por medio de la relajación y uso de la gravedad natural del cuerpo, se llega a la apertura ósea en cada postura, por la duración que tiene cada asana.

Este estilo de yoga permite estirar los ligamentos, tendones, fascias, articulaciones de nuestro cuerpo de una manera intensa y profunda, para eliminar todas las tensiones acumuladas al largo del día, vaciar la mente y reequilibrar la energía. Dota de oxígeno y sangre renovada los tejidos conectivos y huesos, lo que ayuda a rejuvenecer y mantener nuestro organismo en condiciones óptimas.

Yin Yoga, y la mente

Por otro lado, el yin yoga es una magnifica herramienta para trabajar la mente. En un mundo de prisa y caos en el que vivimos, donde el estrés y las preocupaciones están a la la orden del día y nunca “tenemos tiempos de nada”, el yin yoga incita a la calma, a la espera, a la paciencia. El Yin Yoga simboliza la meditación, la profundidad y la inmovilidad La enseñanza de Yin yoga en el mundo occidental, se inicia a partir de finales de la década de 1970, fue fundada por el experto en artes marciales y profesor de yoga taoísta Paulie Zink. El yoga Yin se enseña en América del Norte y en Europa, alentado por los maestros y desarrolladores de yoga Yin Paul Grilley y Sarah Powers.

Beneficios del Yin Yoga

A nivel físico, proporciona una mayor flexibilidad, un alivio de las articulaciones y de los ligamentos y una mejor circulación de la sangre. A nivel mental, permite una evacuación del estrés, una importante relajación de la mente, desarrolla la capacidad de auto-observación y auto-conocimiento.
El Yin Yoga es beneficioso para todos pero es particularmente aconsejable para las personas que sufren dolores de espalda y cadera.
1. Mejora la estabilidad de las articulaciones.
2. Mejora la flexibilidad considerablemente.
3. Equilibra las emociones y el sistema nervioso.
4. Casi cualquier persona de cualquier condición física y edad pueden practicarla.
5. Incrementa la energía.
6. Libera la tensión acumulada en tu cuerpo
7. Nos ayuda a vivir en el presente.
8. Se trabaja la meditación y la atención plena.

© www.mmmartire.com – mmmirellamartire@gmail.com – diseño www.patricianoya.com